© 2018 - 2019 by Silvana Navarro - Hoyos All rights reserved.

  • White LinkedIn Icon
  • White YouTube Icon
  • Facebook B&W
  • Twitter B&W
  • Blanco Icono de Instagram

Empresas basadas en Diseño, Caso Camper

Antoni Fluxá Figuerola fue un hombre de negocios mallorquín quien en 1877, emprende su primer viaje a Inglaterra con el fin de encontrar mejores oportunidades, sin tener trabajo ni conocimientos del idioma y con el dinero justo para el viaje de ida.

 

Llega a Northampton y allí encuentra trabajo en una fábrica de zapatos, en donde trabaja durante casi dos años, aprendiendo todo lo necesario del oficio. Fluxá decide regresar a su pueblo natal, he invierte sus ganancias y ahorros en maquinaria para fabricar calzado, dando así, inicio  al proceso de industrialización del calzado en la isla.

 

A principios del siglo XIX el sector español del calzado, y más concretamente el balear, resurgió desde sus procesos artesanales hasta alcanzar una producción importante debido a dos factores:

  1. Los bajos costes de producción, con una mano de obra más barata, que permitía ofrecer unos precios mucho más competitivos.

  2. La creación de una economía sumergida importante gracias a la combinación productiva resultante de la suma del trabajo en los talleres artesanales y fábricas, muchas veces produciendo en condiciones poco legales.

Antoni Fluxá consiguió agrupar en torno a él a las principales fuerzas productoras de Inca[1] para unificar producción y competir con los principales fabricantes europeos de calzado.  Es así como nace el primer zapato Fluxá, calzado sin marca, pero con denominación de origen.  En poco tiempo la fábrica paso de ser un pequeño taller a una agrupación de once talleres y cinco fábricas de piel.

 

En pocos años la empresa exportaba gran parte de su producción.  En la suela de sus zapatos podía leerse la leyenda “calzado sólido, la prueba del éxito”. La fábrica apuesta por la calidad y la funcionalidad, pilares que siguen siendo fundamentales en el proyecto más de 100 años después convirtiéndose en la base que conquista públicos y trasciende fronteras.

 

A pesar del marcado carácter industrial de sus inicios, Fluxá sigue fiel a la idea básica de no perder el concepto artesanal. También reivindica la identificación de procedencia del producto como elemento diferenciador y como sinónimo de garantía de calidad. El calzado todavía sin marca, ya perfila una identidad clara.

 

Tras la muerte del fundador, es su hijo Lorenzo Fluxá quien toma las riendas del negocio con tan solo 23 años. Con él nace la primera marca de la fábrica “Lottusse”. Esta nueva apuesta cuenta con una vocación marcadamente internacional y caracterizada por la alta calidad. Hoy en día se sigue considerando como una las marcas de mayor prestigio en el segmento del calzado de lujo.

 

No fue hasta 1975, que el nieto del fundador Lorenzo Fluxá, acompañado de los creativos publicistas y diseñadores Carlos Rolando y Joaquín Lorente crean la marca Camper, con una idea clara, centrarse en el diseño dejando en un segundo plano la producción. El punto de partida es un calzado campestre en un entorno mediterráneo e intercultural, con gran imaginación y destinado a ser usado por el mundo entero. El nombre Camper en mallorquín significa campesino y se pronuncia campé.

 

Camper se caracteriza por ser un zapato diferente.  Rompe el modelo típico de negocio para esa época, subcontratando su producción a terceros y centrándose en el diseño, el cual es desde sus orígenes la seña de identidad y el valor propio de la marca.

 

 

 El primer modelo exitoso de la marca es el llamado camaleón lanzado en 1975.  Este modelo de zapato fue rescatado de 1928.  Había sido creado originalmente para servir como calzado para el trabajo duro, y se fabricaba a partir de lona de carruajes y neumáticos gastados. El concepto del nuevo lanzamiento es el diseño de un zapato flexible, fiel a los principios, con materiales básicos y que aportara diseño y color.

 

Sus diseñadores nunca pensaron en hacer un zapato para todos.  Los creativos de la marca española tienen en mente un público conocedor, que sepa valorar y participar de un nuevo concepto de zapato. Fue así como en la época del boom de la modernidad y el plástico, Camper lanza un zapato rescatado de la tradición, creado a partir de material reciclado y enraizado en el mundo rural.  Se trata de un producto que se convirtió rápidamente en un objeto de culto.

 

La compañía se creó con la misión y visión de:

  • Misión: desarrollar productos bien diseñados, funcionales y de calidad.  Se resume en Extraordinary Crafts “Fundir de forma perfecta el diseño con la tecnología. Aunar el talento creativo con el saber hacer que sólo da experiencia. Buscar la máxima calidad desde la idea original hasta el producto final.  Esto es Extraordinary Crafts. Nuestra forma de construir una identidad inconfundible. Paso a paso, cuidando al máximo cada detalle cada materia prima y cada uno de los procesos necesarios para convertir una idea en un auténtico zapato Camper”.

  • Visión: liderar el segmento Premium casual del calzado a nivel internacional.

En cuanto a los valores de la marca, Camper ha definido como sus principales atributos los siguientes: autenticidad, creatividad, ironía, carácter travieso (playful), optimismo, cuidado de sus partícipes (Caring: Camper is people), enfoque (hacia el producto), trabajo en equipo, multiculturalidad y humildad.

 

En 1981 Camper abre  su primera tienda en Barcelona. El diseño del espacio lo dejaron a cargo del equipo de interiorismo de Vinçon. La idea era transmitir un concepto alternativo que reflejara los valores de la marca. Hay que recordar que a principios de los años 80 del siglo pasado no existían prácticamente tiendas monomarca en el sector de la moda, y mucho menos entre los fabricantes de zapatos.

 

Con el diseño de tienda se desarrollan nuevos materiales, bolsas, cajas y catálogos. La tienda se diseña para entrar, tocar, ver, escribir, buscando la interactividad entre el visitante y el producto, el dialogo entre el cliente y la marca.

 

Después de 15 años comercializando sus diseños en España, Camper inicia su carrera internacional. En la actualidad sus productos se distribuyen en más de 3.800 puntos de venta de más de 45 países.  Sumado a esta extensa distribución, la empresa ha ido consolidando una red de más 100 tiendas propias situadas en las principales ciudades del mundo, que se han convertido en el activo más importante de la marca ya que transmiten fielmente sus valores y su imagen al cliente.

 

Camper agrupa todos sus productos por “Conceptos”.  Una parte de ellos evoluciona con el paso del tiempo, en este grupo irían los modelos llamados Pelotas, Camaleón, Twins, Brothers, Industrial, Casi Casi, etc.  La otra parte cambia con mayor frecuencia, innova, estos son los modelos Nomad, Lola, María, Son Verd, Wabi, etc.

 

Uno de los rasgos más destacados de sus productos es su gran calidad.  Se utilizan las mejores pieles del mundo, naturales, hidrófugas, resistentes. Las hormas se adaptan a la estructura ósea del pie y a sus movimientos, las suelas reflejan su forma de cuidar y proteger el contacto con el suelo.  Sus productos hacen compatibles la tradición artesana con la modernidad, la tecnología más adecuada y respetuosa con el medio ambiente con la estética y el confort.

 

Tabla 1. Modelos más representativos de Camper

 

 

 

Una de las características más importantes de la empresa es su empeño por reducir el impacto medioambiental de sus productos. Buscan la máxima eficiencia en el uso de los recursos, reducen la toxicidad de los residuos generados, reutilizan y reciclan.  En el año 2000 la Unión Europea reconoció este esfuerzo otorgándole la Ecoetiqueta, así Camper se convirtió en la primera empresa del sector en tener esta distinción.  Esta etiqueta es un sistema de certificación de productos que demuestran un impacto ambiental inferior a productos similares.

 

Dentro de su estructura de costes, Camper pretende huir de un esquema de costes fijos elevados. Se basa en la idea de no disponer de grandes fábricas y de la ausencia de grandes inversiones.

 

Dentro de su proceso de producción, la empresa creó una estructura organizativa flexible, que le permite mantener la calidad en todo el proceso. Camper no es dueña de todas las fábricas ni controla de forma directa la totalidad del proceso productivo. En lugar de eso, constituye una red de fabricantes que realizan la mayor parte de la producción del calzado. Pese a esto, mantiene el control de ciertas actividades que aseguran la calidad de los materiales utilizados y de los aspectos que pueden resultar más críticos de la fabricación.

 

La empresa define y selecciona durante el proceso de diseño los materiales, los acabados y todos los componentes y posteriormente subcontrata el proceso de ensamblaje o montado del zapato.  La selección de dichos materiales se efectúa en función de criterios de calidad, buena adaptación del material al proceso productivo, al ciclo comercial de la empresa y al precio.

 

Los proveedores de materias primas sueles ser empresas de reconocido prestigio en el sector, asegurando la mejor calidad.

 

La cooperación constante entre Camper y sus talleres asegura la alta calidad del producto.

La estrategia de distribución se caracteriza por ser coherente y selectiva. Es decir seleccionan las tiendas que tengan un posicionamiento acorde a la marca, con empresarios al frente que acepten relaciones a largo plazo basadas en la calidad de servicio y la formación y que apuesten por una ambientación cuidada en el punto de venta.

 

Para dar a conocer sus productos Camper realiza grandes inversiones en comunicación. Éstas no son tanto a nivel cuantitativo, sino más bien a nivel cualitativo.  Sus campañas de publicidad buscan llamar la atención por su originalidad y por comunicar marca y producto, y no pretenden ser herramientas de difusión masiva.

En los últimos años la empresa se ha diversificado con la creación de Casa Camper, un hotel situado en el barrio El Raval en Barcelona, diseñado siguiendo todo el concepto de la marca.

 

[1] Inca es un municipio de las Islas Baleares, España. Es la capital de la comarca del Raiguer, en la isla de Mallorca. Está situada en el centro de la isla.

 

FUENTES DE INFORMACIÓN

  • Adán, P. (2011). Los pasos de Camper (Vol. 1). LID Editorial.

  • Balart, M. J., & Gómez Martín, M. (2004). Una experiencia Camper: Cómo transmitir al cliente los valores de la marca. Capital Humano, 17(174), 16-22.

  • López Martín, S., Salazar Pons, M., Soriano Gil, A., & Torralba Vargas, N. (2012). Creación de una marca.

  • http://www.camper.com/es_ES

     

     

     

     

     

     

     

     

Please reload

Sígueme en redes sociales: 
  • Black LinkedIn Icon
  • Black YouTube Icon
  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Negro del icono de Instagram
 Entradas recientes: 
Please reload

 busca por TAGS: 
Please reload